contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dimarts 1 d’agost de 2017 | Manuel
El Kurdistán libertario nos atañe

Michael Löwy

Lo que intentan realizar los revolucionarios de los cantones del norte de Siria no tiene precedentes: reunir, mediante una autoorganización comunitaria por abajo, a las poblaciones kurdas, árabes, asirias, yezidíes, en una Confederación laica, más allá del sectarismo religioso y de los odios nacionalistas; poner la ecología y el feminismo en el corazón de un proyecto anticapitalista.

La opinión pública occidental tomó conciencia de la existencia de Rojava en 2014, durante la batalla de Kobane, cuando los y las combatientes de las YPG/YPJ lograron lo que el Ejército del dictador Assad o el del gobierno iraquí, con sus apoyos rusos y americanos no pudieron: infligir una derrota militar y política al Ejército Islámico (EI). Las fotos de las milicianas kurdas empuñando el fusil, en la primera línea del combate contra el fascismo “islamista”, han dado la vuelta al mundo, revelando a lectores sorprendidos y asombrados una experiencia singular: el Rojava libertario.

Lo que intentan realizar estos revolucionarios y revolucionarias de los cantones del norte de Siria no tiene precedentes: reagrupar, mediante una autoorganización comunitaria por abajo, a las poblaciones kurdas, árabes, asirias, yezidíes, en una Confederación laica, más allá del sectarismo religioso y de los odios nacionalistas; poner a la ecología y el feminismo en el corazón de un proyecto anticapitalista, antipatriarcal y antiestatalista; impulsar la igualdad entre hombres y mujeres mediante la copresidencia de todas las instancias, y la creación de una fuerza armada compuesta de mujeres; inventar una forma de poder político democrática descentralizada, basada en las asambleas comunales, más allá del Estado: el Confederalismo democrático. Esta experiencia inaudita se realiza en circunstancias dramáticas, en un enfrentamiento permanente con fuerzas regresivas poderosas e implacables. En una región del mundo desgarrada por la intolerancia religiosa, los combates exterminadores entre nacionalismos, la violencia ciega, las guerras entre clanes a cual más reaccionario, las intervenciones de potencias imperialistas, y la hegemonía del capitalismo bajo su forma más brutal, el Kurdistán libertario aparece como una pequeña llama de utopía, una luz de esperanza, un refugio de democracia.

El Kurdistán libertario no tiene equivalente en el mundo. La única iniciativa comparable es la de las comunidades zapatistas de Chiapas, fundadas, también, en la democracia directa, la autoorganización en la base, el rechazo de las lógicas capitalistas y estatales, la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. Una alianza entre estas dos experiencias portadoras de futuro está construyéndose, respetando las diferencias: la más evidente es la opción de los zapatistas de no utilizar, por el momento, las armas -una decisión que no es posible para los revolucionarios kurdos, condenados a asumir su autodefensa armada si quieren sobrevivir.

El combate de Rojava nos concierne. Concierne a la gente ecologista, feminista, marxista, libertaria, antisistema y antifascista del mundo entero. Tiene necesidad, para sobrevivir, de nuestra solidaridad, de nuestro apoyo, de nuestra simpatía. No es un tema humanitario, es un asunto político de la mayor importancia, y no solo para el futuro de Siria o del Medio Oriente.

Ciertamente, como toda experiencia real -y no solo literaria- ésta está atravesada por problemas y contradicciones. ¿Cómo conciliar el antiautoritarismo con el culto a la personalidad de Öcalan? Es una verdadera cuestión, aunque haya que reconocer que el fundador del PKK, encarcelado desde hace casi veinte años, no ejerce mas que una autoridad moral e intelectual: las decisiones son tomadas por las instancias democráticas del movimiento. ¿Cómo llevar a cabo una guerra contra adversarios implacables respetando los derechos humanos y a la población civil? Amnistía Internacional acusa a las YPG/YPJ de haber practicado formas de depuración étnica en ciertos pueblos árabes; en una entrevista publicada en este libro, Salih Muslim, el copresidente del Partido de Unión Democrática (PYD) de Siria, lo niega e invita a periodistas extranjeros a ir a verificar esas acusaciones sobre el terreno. Medidas de represión habrían sido tomadas contra otros grupos de la izquierda kurda en Rojava, como el Partido de la Unión Kurda de Siria (Yekiti). Se podrían multiplicar los ejemplos. Nuestro apoyo debe ser solidario, pero no acrítico…

El Kurdistán libertario es una experiencia frágil, en gran peligro. Rojava está rodeado de enemigos poderosos que sueñan con aplastar este foco subversivo: los fascistas del EI, el adversario más inmediato, más violento y más inhumano; el gobierno de Erdogan en Turquía, que ha hecho de los kurdos su enemigo principal; el dictador Assad, que por el momento respeta una tregua provisional, pero que no tiene ninguna intención de tolerar un Rojava autónomo y democrático. La oposición al régimen de Assad podría ser un aliado, pero por el momento se niega a reconocer los derechos de la minoría kurda en Siria.

La cultura revolucionaria del movimiento kurdo, tras el “cambio de paradigma” del PKK es asombrosa. El feminismo ocupa un lugar central y decisivo, más que en ningún movimiento de liberación del pasado. Como recuerda Dilar Dirik, en uno de los textos más conmovedores de la recopilación, el feminismo para el PKK no es solo un objetivo sino un método en el proceso de liberación. Esta opción política está fundada en una reflexión antropológica que sitúa en un pasado lejano formas de vida igualitarias anteriores al patriarcado (Friedrich Engels había formulado la misma hipótesis en Los orígenes de la familia, la propiedad privada y el Estado). La contribución de Fadile Yildirim en este volumen documenta esta visión feminista de la historia. No se trata de volver a ese pasado primitivo, a la época de la diosa-madre, sino de inspirarse en él para criticar la presente -patriarcal y capitalista- y para buscar un porvenir emancipado. Como en Williams Morris o Ernst Bloch, nos encontramos aquí ante una cultura romántica revolucionaria, en el sentido más elevado de este término.

El descubrimiento, por Öcalan, de los escritos del anarquista norteamericano Murray Bookchin, partidario de un socialismo municipalista y ecológico, han sido un momento esencial del giro. Los testimonios de Janet Biehl, la compañera de Bookchin en los últimos veinte años de su vida, informan sobre el diálogo entre los dos revolucionarios. Ciertamente, todo no es evidente en este planteamiento fundado en las comunidades locales, tanto en Bookchin como en el Confederalismo democrático del PKK: ¿cómo pasar de este escalón local a la gestión democrática de una región o de un país (que no puede ser una simple “coordinación” entre localidades)? Es sin duda en la práctica sobre el terreno donde esos problemas encontrarán una solución. En cualquier caso, estamos aquí en las antípodas del culto al Estado todopoderoso, promovido por el estalinismo a lo largo de todo el siglo XX, con las catastróficas consecuencias que conocemos.

El presente libro 1/ reúne testimonios y análisis de militantes kurdos ligados al PKK, al HDP o al PYD, comentarios de periodistas simpatizantes, así como análisis y comentarios de pensadores cercanos a la corriente libertaria, como el antropólogo David Graeber, o John Holloway. La decisión, respetable, es dar la palabra a los protagonistas de esta experiencia, y poner en evidencia la contribución positiva del movimiento de liberación kurdo a la renovación del pensamiento y de la acción emancipatorias, sin detenerse sobre sus problemas o límites. Nos gustaría saber más sobre el lugar de la ecología en el proyecto de Rojava, o sobre el papel del pluralismo político en el Confederalismo democrático. Sin ninguna pretensión de ser exhaustivo, este pequeño libro no deja de ser una preciosa introducción al conocimiento del Kurdistán libertario.

21/05/2017

1/ Este texto es la introducción de Michal Lowy al libro: La commune du Rojava : L’alternative kurde à l’Etat-nation. Stephen Bouquin, Chris Den Hond, Mireille Court. ISBN : 2849505617. Éditeur : SYLLEPSE (06/04/2017)

mediapart, vientosur

+ Info:

Los Consejos Populares de Rojava

El experimento de Rojava. Rahila Gupta


A la mateixa secció:


Entrevista con Eric Toussaint: Para mantener una línea de cambios profundos, es fundamental la autoorganización de la población y la presión popular sobre los gobiernos


Mélenchon, Francia Insumisa, populismo


Catalunya: ¿De comunes a eurocomunes?


1917-2017. Repensar la revolución


Euskal Herría: Asamblea de EH Bildu, las formaciones se comprometen a "pasar de ser una coalición a un sujeto político"


Per una perspectiva radical a Europa. Pròleg del llibre ’Sobiranies: una proposta contra el capitalisme’ (Espai Fàbrica, 2017)


Francia: ¿Ponemos el grito en el cielo sobre Poutou en nombre del voto útil?


El capitalismo es poder, no economía (Abdullah Öcalan)


Elecciones Francia, Poutou: “Votar por el NPA para dar confianza al conjunto de los explotados”


Anticapitalismo y nueva izquierda

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com