contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

 



 

Anticapitalistes
  
dissabte 25 de gener de 2014 |
Despidos masivos en Coca Cola tras la fusión de las embotelladoras. Movilizaciones.

Diagonal / Esther Vivas

Un grito por la fábrica de Coca-Cola. Miles de personas exigen el mantenimiento de la planta embotelladora de Alacant en una marcha desde las instalaciones de la empresa hasta la Subdelegación del Gobierno Los trabajadores denuncian el uso de la reforma laboral para «destrozarles». 02.02.2014

Alacant: Marea roja en defensa de la Coca-Cola. 2/2/2014


Otras tres plantas en Asturias, Alacant y Palma debaten cómo responder al cierre de su actividad. La empresa presentó el miércoles un ERE que afecta a 1.250 trabajadores.

La embotelladora de Coca Cola en España ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 1.250 trabajadores y el cierre de cuatro de sus plantas. La plantilla de estas fábricas —Fuenlabrada (Madrid), Colloto (Asturias), Palma y Alicante— ya se plantea movilizaciones contundentes en respuesta. A la espera de una primera mesa de negociación del ERE convocada para el martes, la plantilla de Fuenlabrada ya ha convocado una huelga indefinida que comenzará el lunes 27. Al menos otras dos plantas afectadas, la de Colloto y la de Palma están celebrando asambleas desde el mediodía del viernes para decidir cómo responder. Según explicó a DIAGONAL Federico Álvarez, delegado de CC OO en la planta asturiana, la posibilidad de una huelga indefinida está sobre la mesa. La postura común de la plantilla será comunicada las 18h de este viernes.

Más allá de si se extiende la medida acordada por la plantilla de Fuenlabrada, ya se han convocado paros que coincidirán con el llamado periodo de consultas del ERE –en el que la empresa y la representación de la plantilla tratan de llegar a un acuerdo-. A partir del 3 de febrero, las plantillas están llamadas a secundar huelgas los martes y los jueves. Esta convocatoria será parcial -dos horas por turno- las dos primeras semanas, para llegar al paro completo a partir de la tercera semana.

El ERE dejará la plantilla en 3.063 personas y siete plantas embotelladoras, tras cerrar las de Madrid, Alicante, Palma de Mallorca y Asturias. El centro más perjudicado es el de Fuenlabrada, con 404 afectados de un total de 749 puestos de trabajo fijos. Le sigue la planta de Alicante donde, según la propuesta de la empresa, los implicados ascienden a 111, de las 153 personas que componen la plantilla; en Palma, serán 64 trabajadores de un total de 138 personas; y en la planta de Asturias, 87 de 102 trabajadores. El ERE supone 750 despidos y recolocaciones para otras 500 personas.

Beneficios y reforma laboral

Según ha explicado a DIAGONAL José Vicente Canet, secretario de la federación agroalimentaria de CC OO, el ERE no se sostiene ni por las cifras de beneficios de la empresa —900 millones— ni por su facturación de 3.000 millones. La central estudia en este momento la documentación aportada por la empresa —que está siendo asistida por el conocido bufete procorporativo Sagardoy— para conocer en detalle la justificación del expediente. De momento, Canet adelanta que “no hay causas económicas” para la medida, si bien las causas productivas y organizativas introducidas por la reforma laboral del Gobierno de Rajoy “son completamente subjetivas y la empresa puede acogerse a ellas si dice que mejoran su competitividad”.

La plantilla temía estas noticias desde el cambio de propiedad en el entramado de embotelladoras que representaba a la compañía en España. Desde 2012, las 7 empresas que desde hacía 60 años se repartían territorialmente el embotellado y distribución del refresco se fusionaron en una sola llamada Iberian Partners, controlada por la familia Daurella, propietaria de la embotelladora Cobega. Finalmente, en diciembre la empresa comunicó que una vez finalizado el proceso de integración de la nueva estructura empresarial, debía anunciar medidas que afectarían a un 20% de la plantilla. El miércoles 22 la compañía concretó su amenaza con la presentación del ERE.

Font: diagonalperiodico.net


Alacant: El ERE de Coca-Cola afecta a 150 empleos.

La fusión de las antiguas siete embotelladoras regionales de la bebida en España en una sola corporación denominada Coca-Cola Iberian Partner (CCIP) va a tener mayores consecuencias de las previstas inicialmente para Alacant cuando se inició este proceso en febrero de 2013. La empresa avanzó ayer a los sindicatos y a los representantes de los trabajadores de los once centros de producción que gestiona en el país su intención de cerrar las fábricas de Alacant, Fuenlabrada, Colloto (Asturias) y Palma de Mallorca como eje principal de su estrategia de reducción de costes «para hacer frente a las necesidades y exigencias del mercado actual» que están «comprometiendo la viabilidad de la empresa», como declaró al compañía en un comunicado que hizo llegar a sus trabajadores. Además, Iberian Partners, que ya adelantó a principios de mes su propósito de despedir, trasladar y modificar condiciones de trabajo en el 20% de su plantilla de 4.200 personas, concretó ayer que 1.250 trabajadores se verán afectados en el conjunto de España, 150 en Alacant, según fuentes sindicales. La plantilla del grupo actualmente llega a unos 4.200 empleados.

La noticia fue un adelanto realizado ayer por los propios negociadores de la compañía a los representantes de los trabajadores cuando se constituía la mesa de negociación del Expediente de Regulación de Empleo del grupo, que sentará semanalmente a las partes para discutir las condiciones de traslados, jubilaciones y despidos hasta el próximo 21 de febrero. En la reunión, se entregó un DVD con la documentación económica en que la empresa basa su decisión. En detalle, el ERE contempla la eliminación de 750 puestos de trabajo y la recolocación de 500 empleados en los centros de trabajo que salen reforzados de la fusión (ver noticia vinculada).

Si los términos no se modifican, la fábrica alicantina cesará en pocos meses la actividad que a día de hoy mantiene 150 puestos de trabajo directos y otros 150 indirectos entre «personal comercial y de distribución», según Joaquín Gil, secretario general de la Federación de Agroalimentación de UGT y miembro de la mesa que negocia el ERE. Será también el punto y final a 50 años de historia de una factoría que comenzó a embotellar el refresco en la alicantina carretera de Ocaña a mediados de la década de los 60.

En el escrito dirigido a la plantilla, Coca-Cola justifica la eliminación de casi una cuarta parte de sus estructura en la necesidad de «eliminar duplicidades e ineficiencias» detectadas en el grupo tras la conclusión del proceso corporativo de integración de las embotelladoras. Las fábricas de las que se prescinde pertenecen a las antiguas Asturbega, Cobega (Palma), Colebega (Alacant) y Casbega (Fuenlabrada).

El nuevo rumbo de Coca-Cola España no cuenta con la bebida embotellada en vidrio en la que desde hace algunos años se había especializado la fábrica alicantina. Según cuenta el representante de su plantilla, este producto –mayoritario pero no el exclusivo de la planta– supuso una fuerte inversión de la antigua propietaria, Colebega, y la mejora de la línea había colocado a la fábrica local «como la segunda planta más rentable de Coca-Cola», por lo que «no se comprenden los motivos del cierre», lamentó ayer el presidente del comité de empresa liderado por UGT, José Vicente Salinas.

A lo largo de la mañana se citará a los trabajadores a una próxima asamblea para trasladarles el contenido de la reunión de ayer. «No tengo claro que la empresa vaya a aprobar el cierre con el acuerdo del comité, porque esta fábrica, igual que la del resto de embotelladoras, da beneficio. Si agotamos el mes sin pacto, veremos si la Administración acepta las cuentas para permitir el despido y el cierre», desafió el representante de la plantilla. El sindicato ha emplazado, según recogió la agencia EFE ayer, a «los políticos de la ciudad de Alicante» y a las administraciones autonómica y nacional a emprender las acciones que consideren oportunas «para evitar este atentado contra los trabajadores y trabajadoras».


Coca-Cola es así

Esther Vivas

Gracias por compartir felicidad”, nos dice el último anuncio de Coca-Cola, pero mirando de cerca parece que Coca-Cola de felicidad más bien reparte poca. O sino que se lo pregunten a los trabajadores de las plantas que la multinacional pretende cerrar ahora en el Estado español o a los sindicalistas perseguidos, y algunos incluso secuestrados y torturados, en Colombia, Turquía, Pakistán, Rusia, Nicaragua o a las comunidades de la India que se han quedado sin agua tras el paso de la compañía. Por no hablar de la pésima calidad de sus ingredientes y el impacto en nuestra salud.

Cada segundo se consumen 18.500 latas o botellas de Coca-Cola en todo el mundo, según datos de la propia empresa. El Imperio Coca-Cola vende sus 500 marcas en más de 200 países. Quién se lo hubiese dicho a John S. Pemberton, cuando en 1886, diseñó tan exitoso brebaje en una pequeña farmacia de Atlanta. Hoy, en cambio, la multinacional ya no vende tan solo una bebida sino mucho más. A golpe de talonario y campañas multimillonarias de marketing, Coca-Cola nos vende algo tan preciado como “la felicidad”, “la chispa de la vida” o “una sonrisa”. Sin embargo, ni su Instituto Coca-Cola de la Felicidad es capaz de esconder todo el dolor que ocasiona la compañía. Su currículo de abusos sociales y laborales recorre, como sus refrescos, todo el planeta.

Ahora, le ha tocado el turno al Estado español. La compañía acaba de anunciar un Expediente de Regulación de Empleo que implica el cierre de cuatro de sus once plantas, el despido de 1.250 trabajadores y la recolocación de otros 500. Una medida que se toma, según la multinacional, “por causas organizativas y productivas”. Un comunicado de CCOO, en cambio, desmiente dicha afirmación, y señala que la empresa tiene enormes beneficios de alrededor de 900 millones de euros y una facturación de más de 3.000 millones.

Las malas prácticas de la empresa son tan globales como su marca. En Colombia, desde 1990, ocho trabajadores de Coca-Cola han sido asesinados por paramilitares y 65 más han recibido amenazas de muerte, según ‘El informe alternativo de Coca-Cola‘ de la organización War on Want. El sindicato colombiano Sinaltrainal ha denunciado que tras dichas acciones se encuentra la multinacional. En 2001, Sinaltrainal, a través del International Labor Rights Fund y la United Steel Workers Union, consiguió interponer en Estados Unidos una demanda contra la empresa por dichos casos. En 2003, la corte desestimó la petición alegando que los asesinatos tuvieron lugar fuera de Estados Unidos. La campaña de Sinaltrainal, de todos modos, había conseguido ya numerosos apoyos.

El rastro de abusos de Coca-Cola lo encontramos prácticamente en cada rincón del planeta donde tiene presencia. En Pakistán, en 2001, varios trabajadores de la planta de Punyab fueron despedidos por protestar y los intentos de sindicalización de sus trabajadores en Lahore, Faisal y Gujranwala chocaron con las trabas de la multinacional y la administración. En Turquía, sus empleados denunciaron, en 2005, a Coca-Cola por intimidación y torturas y por utilizar una rama especial de la policía para dichos fines. En Nicaragua, el mismo año, el Sindicato Único de Trabajadores (SUTEC) acusó a la multinacional de no permitir la organización sindical y amenazar con despidos. Y casos similares encontramos en Guatemala, Rusia, Perú, Chile, México, Brasil, Panamá. Uno de los principales intentos por coordinar una campaña de denuncia internacional contra Coca-Cola fue en 2002 cuando sindicatos de Colombia, Venezuela, Zimbabwe y Filipinas denunciaron conjuntamente la represión sufrida por sus sindicalistas en Coca-Cola y las amenazas de secuestros y asesinatos recibidas.

Aunque la compañía no es únicamente conocida por sus abusos laborales sino, también, por el impacto social y ecológico de sus prácticas. Como ella misma reconoce: “Coca-Cola es la empresa de la hidratación. Sin agua, no hay negocio”. Y ésta succiona hasta la última gota allá donde se instala. De hecho, para producir un litro de Coca-Cola, se requieren tres litros de agua. Y no sólo para su bebida sino para lavar botellas, maquinaria… Agua que a posteriori es desechada como agua contaminada, con el consiguiente perjuicio medioambiental. Para saciar su sed -una embotelladora de Coca-Cola puede llegar a consumir hasta un millón de litros de agua por día, la empresa toma unilateralmente el control de acuíferos que abastecen a comunidades locales dejándolas sin un bien tan esencial como el agua.

En la India, varios estados (Rajastán, Uttar Pradesh, Kerala, Maharastra) se encuentran en pie de guerra contra la multinacional. Varios documentos oficiales señalan la disminución drástica de los recursos hídricos allá donde ésta se ha instalado, acabando con el agua para el consumo, la higiene personal y la agricultura, sustento de muchas familias. En Kerala, en 2004, la planta de Plachimada de Coca-Cola fue obligada a cerrar después de que el ayuntamiento denegara la renovación de su licencia acusando a la compañía de agotar y contaminar su agua. Meses antes, el Tribunal Supremo de Kerala sentenció que la extracción masiva de agua por parte de Coca-Cola era ilegal. Su cierre fue una gran victoria para la comunidad.

Casos similares se han dado en el Salvador y Chiapas, entre otros. En el Salvador, la instalación de plantas de embotellamiento de Coca-Cola han agotado recursos hídricos tras décadas de extracción y han contaminado acuíferos al deshacerse de agua no tratada procedente de dichas plantas. La multinacional siempre ha rehusado hacerse cargo del impacto de sus prácticas. En México, la compañía ha privatizado numerosos acuíferos, dejando a comunidades locales sin acceso a los mismos, gracias al apoyo incondicional del Gobierno de Vicente Fox (2000-2006), antiguo presidente de Coca-Cola México.

El impacto de su fórmula secreta sobre nuestra salud está también extensamente documentado. Sus altas dosis de azúcar no nos benefician y nos convierten en “adictos” a su brebaje. Y el uso del aspartamo, edulcorante no calórico substitutivo del azúcar, en la Coca-Cola Zero, se ha demostrado, como señala la periodista Marie Monique Robin en su documental ‘Nuestro veneno cotidiano‘, que consumido en altas dosis puede resultar cancerígeno. En 2004, Coca-Cola en Gran Bretaña se vio obligada a retirar, tras su lanzamiento, el agua embotellada Dasani, después que se descubriera en su contenido niveles ilegales de bromuro, substancia que aumenta el riesgo de cáncer. La empresa tuvo que apartar medio millón de botellas, que había anunciado como “una de las aguas más puras del mercado”, a pesar de que un artículo en la revista The Grocer señalaba que su fuente era agua tratada del grifo de Londres.

Los tentáculos de Coca-Cola, asimismo, son tan alargados que, en 2012, una de sus directivas, Ángela López de Sá, alcanzó la dirección de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria. ¿Qué postura va a tener, por ejemplo, la Agencia ante el uso del aspartamo cuando la empresa que hasta hace dos días le pagaba el sueldo a su actual directora lo usa sistemáticamente? ¿Conflicto de intereses? Lo señalábamos ya antes con el caso de Vicente Fox.

La marca que nos dice vender felicidad más bien reparte pesadillas. Coca-Cola es así, dice el anuncio. Así es y así se lo hemos contado.

Artículo en Público.es, 24/01/2014.


A la mateixa secció:


Alemania: Hacia una huelga indefinida en la industria


La huelga de las trabajadoras de limpieza de trenes de París: ¡nueva esperanza para la lucha de clases! Entrevista con Anasse Kazib de Sud-Rail


Salario mínimo y mercado laboral


Los Trabajadores de Titanlux siguen en pie de guerra


La “humillación laboral” de las trabajadoras del envasado en Almería


La lluita contra la precarietat dels ‘riders’ de Deliveroo


Las trabajadoras de Bershka de Pontevedra protagonizan la primera huelga indefinida de Inditex


Tras 370 días de huelga finaliza con éxito el conflicto de las trabajadoras de las residencias en Euskadi.


Prohiben a Las Kellys una manifestación frente al Hotel Melia de Alacant


De Kellys, ‘riders’ y subcontratas. El nuevo sindicalismo y la condición precaria

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com