contacte: anticapitalistes@anticapitalistes.net

Seguir la vida del lloc RSS 2.0

 

Vídeos
Anticapitalistes
 
Xarxes Socials
Anticapitalistes
Organitzacions
Anticapitalistes

 
 
WEBS ALTERNATIVES
 
 
anticapitalistes.net
  
dimecres 27 de juny de 2012 | Manuel
La desigualdad alcanza máximos históricos en Reino Unido, cuna del sistema de protección social.

DAVID BOLLERO

Amargo 70 aniversario del Estado de bienestar


El 1% de la población más rica en Reino Unido acapara el 50% de los ingresos totales del país. En 1979, tan sólo absorbía el 6% del total de la riqueza. Son datos publicados en un reciente informe del profesor de Geografía en la Universidadde Sheffield, Danny Dorling, cuyas conclusiones revelan que la desigualdad en Reino Unido ha alcanzado su máximo histórico desde la Segunda Guerra Mundial.

Dorling afirma: "Si retrocedemos 100 años, vemos que la desigualdad en el país se desplomó durante 70 años, de 1910 a 1979, produciéndose la mitad de esa caída en el periodo anterior a 1939. Sin embargo, desde 1979 las desigualdades han crecido –y siguen creciendo– dramáticamente".

Ya el año pasado Dorling publicó el estudio Gran Bretaña en bancarrota: un atlas del cambio social, en el que se advertía de cómo la austeridad estaba golpeando de pleno a los más pobres. Entonces, el investigador habló de "bancarrota financiera, residencial, política, moral, emocional y medio ambiental" cebándose especialmente con las clases más pobres, mientras que las más ricas mejoran su posición. Entre los hallazgos expuestos en el atlas, Dorling destacaba que sólo en 2009, en más de un centenar de localidades de Inglaterra el número de solicitantes de vivienda excedía por mucho el número de casas en stock. Asimismo, mientras que en las 42 localidades más ricas únicamente se produjo el 8% de las muertes, en ellas se registró el 24% de las fincas sujetas al impuesto de sucesiones.

"Cada año, el 1% de ricos es más rico"

El profesor insiste en que, "incluso si miramos a las clases más acomodadas, la brecha entre éstas y los más ricos está creciendo. A principios de los años 40, si del 10% de la clase alta se descuenta el 1% de los más ricos, ese restante 9% ganaba 2,4 veces el salario medio, lo mismo que en 1959, 1969 y 1973. Fruto de la creciente desigualdad, hacia 1990 ese 9% ya ganaba tres veces más que la media, siguiendo la línea ascendente hasta 2007". Sin embargo, durante los últimos cinco años su cuota ha caído hasta el histórico 2,4. "Cada año, el 1% de ricos es más rico y el 9% restante de la clase alta tiene más en común con el otro 90% de la población y menos con la élite económica", concluye Dorling.

El origen del Estado de bienestar

En noviembre de 1942, sir William Beveridge presentaba ante el Parlamento británico un informe histórico, bautizado con su nombre, que sentaría las bases del Estado de bienestar en Reino Unido y en buena parte de los sistemas europeos. Nacido en 1879 en India -hijo de un funcionario-, Beveridge estudió Derecho y llegó a dirigir la Escuela de Económicas de Londres entre 1919 y 1937. En 1941 una comisión del Gobierno le encargaría la elaboración de un informe que abordara el modo de reconstruir el país tras la Segunda Guerra Mundial.

El hilo conductor del Informe Beveridge de más de 300 páginas, cuyo título original era Seguridad Social y servicios asociados, fue la lucha contra la miseria y se levantó sobre la construcción de un sistema de seguridad social operado por el Estado, que habría de implantarse tras la Segunda Guerra Mundial; una guerra que, opinión de Beveridge brindaba la oportunidad para corregir los errores pasados.

La herencia de Thatcher en 1990 dejó "un 24% de la población en la pobreza, frente al 9% que había cuando llegó al poder en 1979"

El autor aseguraba que "ahora que la guerra está borrando cualquier punto de referencia, tenemos la oportunidad de usar toda nuestra experiencia en campo abierto. Un momento revolucionario en la historia del mundo es tiempo de revoluciones, no de parches".

Beveridge, que llegó a liderar el Partido Liberal, se basó para su informe en estudios que evidenciaban la baja natalidad del país y el progresivo envejecimiento de la población. Precisamente con el objetivo de atajar esos problemas, el economista afirmó que era "imperativo dar prioridad al gasto en el cuidado de la infancia y protección de la maternidad". Al mismo tiempo, subrayó la importancia de combatir el desempleo, las discapacidades y las pensiones.

El padre del Estado de bienestar sostenía que "la seguridad social plenamente desarrollada puede proporcionar seguridad de ingresos, es un ataque a la miseria. Pero la miseria es sólo uno de los cinco demonios en el camino de reconstrucción y en muchos sentidos el más sencillo de atajar. Los otros son la enfermedad, la ignorancia, la pobreza y la inactividad".

Sanidad gratuita y subsidios

Las conclusiones del Informe Beveridge fueron tachadas de radicales en su época, si bien es cierto que gozó de gran popularidad entre la ciudadanía –se llegó a poner en circulación una tirada de cerca de 650.000 ejemplares-. Sin embargo, no sería hasta 1945 cuando el laborista Clement Attlee se impusiera al conservador WinstonChurchill y estableciera el Estado de bienestar basándose en el Informe Beveridge. Ya en 1946, la Ley de Seguridad Social estableció subsidios por desempleo, enfermedad,maternidad y jubilaciones, financiados por los trabajadores, las empresas y el Gobierno.

Tan sólo dos años después, nacería el Sistema Nacional de Salud (National Health Service, NHS), con atención médica y tratamientos gratuitos para todo el mundo, incluidos los dentales y oftalmológicos, tanto en casa como en los hospitales. El autor del informe estaba convencido que su sistema permitiría "un nivel de vida mínimo por debajo del cual nadie debería permanecer".

Hasta la llegada de la conservadora Margaret Thatcher cuando se impugnó el modelo de Beveridge, que se tuvo a bien llamar ciudadanía social. Durante sus años de mandato (1979-1990), y bajo la máxima de reducir la intervención del Estado a la mínima expresión dando poder a los mercados, la Dama de Hierro emprendería duros recortes sociales y ejecutaría políticas neoliberales. Tal y como expone Chaime Marcuello, profesor de la Universidad de Zaragoza que imparte la asignatura de Sistemas de Bienestar en el segundo grado de Trabajo Social, la herencia de Thatcher en 1990 dejó "un 24% de la población en la pobreza, frente al 9% que había cuando llegó al poder en 1979", fecha a partir de la cual, Dorling identifica el incremento exponencial de las desigualdades en el país.

Pilares del Estado de Bienestar de Beveridge

1. Sistema de seguridad social unitario de cobertura universal, financiado a través de las contribuciones del Estado, los empleados y los empleadores.

2. Servicio nacional de salud, con atención médica gratuita y cobertura universal.

3. Ayudas sociales para educación, vivienda, atención especializada a niños y otros servicios sociales de carácter asistencial.

Font: Público 27/6/2012


A la mateixa secció:


¿Qué pasaría si no pagásemos la deuda?


Tercer mes consecutivo con caída de los precios. A sólo tres meses de entrar oficialmente en deflación.


Auditoría del Gobierno Vasco y del Gobierno de Navarra: ELA exige no pagar la deuda ilegítima.


La deuda de la Generalitat de Catalunya bajo la lupa de la ciudadanía.


Debate sobre la Renta Básica Universal y el Trabajo Garantizado: Contrarréplica a Arcarons, Raventós y Torrens.


Presentación del Índice DEC 2014: entre 2011 y 2013 el presupuesto para servicios sociales se redujo en 2.200 millones de euros.


Entrevista a Jerome Duval y Fátima Fafatale: El estado español y Argentina ante los fondos buitres.


Setmana Mundial d’Acció contra el deute i les Institucions Financeres Internacionals (IFI), 8-15 octubre 2014.


La austeridad neoliberal amenaza con más sufrimiento.


Los fondos buitre acorralan a la soberanía popular.

Creative Commons License Esta obra est� bajo una licencia de Creative Commons by: miquel garcia -- esranxer@gmail.com